Toshiba en serios problemas económicos
Toshiba en serios problemas económicos

Toshiba actualmente se encuentra en serios problemas y se enfrenta a un serio riesgo de quiebra. En el mes de febrero anunció que necesitaría realizar una reducción de 6.300 millones de dólares, por lo que se ha visto en la necesidad de vender su división de memorias flash NAND para seguir a flote en el mercado. Ahora, Toshiba le ha hablado a uno de sus socios, Western Digital, que retroceda, ya que siente que esta empresa dedicada al hardware de almacenamiento busca interferir en la negociación de la venta de la división de memorias flash.

Reuters dio a conocer que Toshiba y Western Digital trabajan de forma conjunta actualmente en la principal planta de semiconductores de Toshiba. No obstante, Western Digital asegura que Toshiba está violando los términos de su contrato en esta empresa, afirmando que Toshiba busca transferir los derechos de esta operación conjunta a la venta de la unidad de memoria flash. Es decir, quiere derechos exclusivos para ofertar por esa división.

No obstante, Toshiba lo ve desde otra perspectiva. En una carta enviada a sus abogados, la compañía asegura que los esfuerzos de Western Digital “constituyen una interferencia intencional con la posible económica de Toshiba y los contratos actuales. Es impropio y debe detenerse.” Una carta aparte confirma que Western Digital aún no ha firmado varios de los acuerdos proyecto conjunto con Toshiba. Y si no firma antes del 15 de mayo, sus empleados no podrán acceder a las instalaciones, redes de Toshiba y bases de datos.

Toshiba, con sede en Japón, está considerando una serie de ofertas para su división de memorias flash, incluyendo las de Foxconn, SK Hynix de Corea del Sur y la estadounidense Broadcom. También puede lograr una oferta conjunta de la firma de capital de riesgo KKR y Japan Innovation Network Corp., de Estados Unidos. Los rumores recientes, han asegurado que Apple pudiese también estar interesado en dicha sección.

Western Digital señala que se opone a la oferta de Broadcom, y Reuters informa que el gobierno japonés podría bloquear las ofertas de otras empresas si llegara a sentir que esta venta pudiese afectar algunas tecnologías sensibles. El gobierno puede sentir que tal acuerdo sería un riesgo demasiado grande para la seguridad de Japón. En cualquier instancia, Toshiba realmente necesita vender su división de memorias flash. ¿La razón? Necesita el dinero para poder ayudar a combatir el déficit de 9.000 millones de dólares. Hay que estar pendiente sobre esos planes, ya que dentro de poco la compañía revelará el informe financiero completo del año fiscal.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here