Samsung
Samsung

Ya en 2016, un grupo holandés de defensa del consumidor llamado Consumentenbond demandó a Samsung debido a la presunta negligencia de la compañía en cuanto a la emisión de actualizaciones de software para sus dispositivos. Tras dos años, la corte holandesa comenzará el proceso de audiencia en el caso, poniendo a Samsung bajo control para defender sus prácticas de actualización.

El supuesto estándar de la industria para las actualizaciones de teléfonos es de dos años, lo que probablemente haya ocurrido debido a los contratos de servicio móvil que tienen una duración similar. Sin embargo, hay numerosos ejemplos de teléfonos de Samsung donde la compañía dejó de emitir actualizaciones de software mucho antes de que ese período de dos años terminara.

La regla de dos años sí, pero tras adquirir el dispositivo

Según Consumentenbond, su intención con este caso es hacer que la regla de dos años de actualizaciones para teléfonos inteligentes sea superior. Además, cree que cuando un consumidor compra un teléfono debe ser el punto de partida de dicho período de dos años, no cuando el teléfono llega a las tiendas tras haber sido presentado. Por ejemplo, si uno fuera a una tienda en este momento y comprara un nuevo Samsung Galaxy S8 , un dispositivo de un año, esa persona debería recibir actualizaciones hasta 2020, no solo hasta 2019, dos años después de que Samsung lanzara el teléfono.

Samsung tendrá que defenderse a través de los teléfonos inteligentes que se ‘olvidó’ de actualizar durante el período de dos años después de que dichos dispositivos dejaran de venderse en las tiendas, ya que Consumentenbond probablemente mostrará todos y cada uno de los dispositivos de Samsung sin una actualización antes de la llegada de los dos años correspondientes. Que no son pocos.

Samsung tiene solamente un arma, una sola excepción

En su defensa, Samsung probablemente dirá que el término de dos años es una guía y no una política oficial, y probablemente apunte a dispositivos emblemáticos en su lista que hayan recibido actualizaciones mucho después del período de dos años. Un ejemplo de esto sería el Galaxy S4 , que recibió actualizaciones en 2017, un total de cuatro años después de su lanzamiento. Aunque es una absoluta excepción.

Consumentenbond es una antigua organización respetada entre los grupos de defensa del consumidor, pero Samsung es una de las compañías más grandes y ricas del planeta. Será interesante ver cómo se desarrolla esta audiencia judicial entre de David y Goliat. También será interesante ver cómo esto podría afectar potencialmente a otros países si Conumentenbond sale victoriosa.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor inserta tu comentario!
Introduce tu nombre aquí