Réplicas chinas del Samsung Galaxy S21 Ultra expuestas.

Las réplicas chinas del Samsung Galaxy S21 Ultra no sirven

La verdad detrás de las imitaciones del Samsung Galaxy S21 Ultra vendidas en eBay y Amazon. ¿Son realmente un chollo o una estafa?

Marcial Triguero
Por Marcial Triguero

A primera vista, te topas con un anuncio atractivo: “Réplicas chinas del Samsung Galaxy S21 Ultra a precios de ganga”. La tentación de hacer clic es fuerte. Imagínatelo, acceder al aura de un gama alta por menos de un cuarto de su precio. Pero, como amante de la tecnología y cazador de ofertas que soy, me pregunto: ¿realmente es posible obtener tanta calidad por tan poco?

Ahondemos en este fenómeno y veamos si estas réplicas son una artera estafa o el sueño de los amantes de la tecnología hecho realidad. ¿Quieres conocer la realidad detrás de estas imitaciones? Sigue leyendo y descubre por qué, en mi opinión, deberías evitarlas a toda costa.

Nota

Este artículo muestra mi experiencia personal con algunos de estos dispositivos, por lo que recomiendo encarecidamente huir de ellos. Adquirir un gama media-baja original te ofrecerá mejores prestaciones que una falsificación de este tipo.

Un vistazo a las réplicas del Galaxy S21 Ultra

Las plataformas de venta online, como eBay o Amazon, están repletas de estas réplicas que prometen una experiencia premium. A primera vista, podrías ser engañado por su similitud estética con imponente Galaxy S21 Ultra. Y es que si hay algo en lo que se esfuerzan estas imitaciones, es en copiar el aspecto externo de los dispositivos de gama alta que buscan emular. Pero, ¿es solo la carcasa lo que cuenta?

Yo mismo he explorado alguna vez estas “ofertas” con una mezcla de curiosidad y escepticismo. Te mostraremos cómo algunas de estas réplicas se presentan a sí mismas: con imágenes y descripciones que, a primera vista, para alguien no experto en la materia pensaría estar frente a un buque insignia de Samsung. Fotos cuidadosamente seleccionadas, especificaciones detalladas (aunque engañosas) y comentarios positivos que podrían hacer dudar incluso al usuario más experimentado.

Si te has encontrado tentado por estos precios sorprendentemente bajos, no estás solo. La idea de conseguir la última tecnología sin desembolsar una fortuna es algo que a todos nos gustaría que fuera posible. Desgraciadamente, estas ofertas son, en el mejor de los casos, un brillante espejismo en el desierto digital.

Digamos las cosas como son: estamos ante réplicas que juegan al despiste. Las imágenes y descripciones pueden ser muy convincentes (algunas más que otras, pero la ilusión apenas sobrevive a un examen detallado una vez te acercas a una de ellas. La pregunta es: una vez superada la primera impresión, ¿qué queda? ¿Es realmente oro todo lo que reluce en estas ofertas? Vamos a descubrirlo.

La decepcionante realidad tras el “brillante” exterior

Diseño y fabricación: entre la ilusión y la realidad

Al tomar una de estas réplicas en la mano, la ilusión se desvanece al instante. Atrás queda el encanto de las imágenes que viste online. Lo que tocas dista mucho del acabado sofisticado del verdadero Samsung Galaxy S21 Ultra. ¿Una pantalla que se presuma curva? Olvídalo, lo que encuentras es plano y sin la elegancia de los bordes que caracterizan al original.

Observas con detalle y los biseles gruesos saltan a la vista, gritando que este smartphone no pasó por el minucioso proceso de diseño y fabricación de Samsung. Y ni hablar del ensamblaje, donde la calidad brilla por su ausencia. Es evidente que estamos ante un producto de una categoría inferior, donde la prioridad ha sido la imitación superficial y no la experiencia del usuario.

El interior cuenta una historia diferente

Ahora, si profundizamos en las entrañas de la réplica, la historia se oscurece aún más. ¿Un procesador que iguala al Samsung? Ni en sueños. Normalmente esconden en su interior un chipset MediaTek que está años luz de ofrecer el rendimiento del Exynos o Snapdragon del S21 Ultra original. Hablar de fluidez y rapidez es, por tanto, una utopía.

La memoria RAM y el almacenamiento son igual de desalentadores. Te venden la idea de tener un dispositivo ágil y capaz, pero con los escasos 1GB de RAM que suelen incorporar estas réplicas, no aspires a más que tareas básicas… y con paciencia. En cuanto al almacenamiento, los alegados 2GB se quedan cortos para cualquier uso más allá de lo elemental. ¿Instalar varias aplicaciones? Prepárate para el mensaje de “espacio insuficiente” en tiempo record.

La realidad es que, si buscas una experiencia cercana a la de un verdadero gama alta, estas réplicas chinas están más cerca de ser un juguete tecnológico que una herramienta eficiente. La brecha en cuanto a rendimiento y usabilidad con el dispositivo original es simplemente abismal.

La experiencia de usuario bajo la lupa

YouTube video

Vídeo detallado de nuestros colegas de XDA-Developers que sacan a la luz las limitaciones de la réplica.

Funcionalidad básica y rendimiento

Cuando alguien se arriesga y decide dar una oportunidad a estas réplicas, suele hacerlo pensando en la funcionalidad básica que espera de cualquier smartphone. ¿Podremos al menos realizar llamadas, enviar mensajes o navegar por internet de manera satisfactoria? A ver, siendo justos, estas réplicas permiten realizar llamadas y, usualmente, cuentan con WiFi y Bluetooth. Sin embargo, la calidad del altavoz suele ser tan pobre que preferirías optar por señales de humo antes que hacer una llamada de más de dos minutos.

En cuanto al rendimiento, no esperes milagros. La fluidez no es su punto fuerte y, a menudo, te encontrarás esperando ese par de segundos extra que se sienten como una eternidad cada vez que intentas abrir una aplicación o alternar entre ellas. La realidad es que con 1 GB de RAM y 2 GB de almacenamiento, este dispositivo es más un maniquí de exposición que un ayudante tecnológico de nuestro día a día.

Un sistema operativo lleno de espejismos

El sistema operativo de estas réplicas se vende como si fuera una copia exacta del One UI de Samsung. Y para ser sinceros, el intento es digno de un Oscar al mejor maquillaje. Las animaciones de arranque, los fondos de pantalla y los íconos de aplicaciones, a primera vista, parecen calcados… pero no te dejes engañar.

Tras unos pocos minutos de uso, descubres que la falsa pantalla Bixby es tan útil como un paraguas roto en un diluvio. Las funciones inteligentes brillan por su ausencia y lo que a primera vista parecía un smartphone inteligente se convierte rápidamente en un dolor de cabeza.

Conectividad y capacidades multimedia: un fracaso anunciado

Adentrémonos ahora en el mundo de la conectividad y las capacidades multimedia de estas réplicas. Verás, las especificaciones pueden prometer una compatibilidad mágica con las últimas tecnologías, pero la realidad es bastante más terrenal.

Conectividad: atascados en el pasado

Hoy en día donde el 4G se ha convertido en la norma y el 5G va ganando terreno, encontrarse con un dispositivo que apenas maneja 3G es como viajar en una máquina del tiempo… hacia atrás. Y no es que menospreciemos el 3G, pero si te bebes un café esperando que se carguen las páginas, entenderás el nivel de frustración.

Además, ¿has intentado alguna vez descargar una aplicación o actualizar el sistema operativo con este tipo de conectividad? Puedo confirmarte que requiere una paciencia digna de santo. La experiencia de navegación y descarga se convierte en una suerte de tortura tecnológica que te deja añorando la velocidad y eficiencia de las tecnologías más actuales.

Capacidades multimedia: promesas frente a pobres realidades

Si eres de los que disfruta capturando momentos con el móvil esperando tener un teléfono con una buena cámara, te interesará saber que el sensor de 3MP del que alardean estas réplicas acaba siendo una desilusión. Se podría aceptar un rendimiento mediocre si al menos fuera honesto, pero la realidad es que se queda corta, incluso frente a las expectativas más modestas. Fotos borrosas y vídeos que evocan la nostalgia de los primeros móviles con cámara; así es este apartado multimedia.

Y no te dejes engañar por el diseño del módulo de cámaras que parece ofrecer un arsenal fotográfico en su espalda; los sensores adicionales son por norma general meramente decorativos en estos dispositivos. Es una ilusión óptica que rompe con la esperanza de cualquier aficionado a la fotografía que, por un segundo, soñara con encontrar un chollo.

Como si fuera poco, la capacidad de almacenamiento que anuncian está lejos de ser real. Los 2GB de memoria integrada te obligarán a escoger con precisión qué fotos, vídeos o aplicaciones deseas mantener, convirtiendo la gestión del espacio en un nuevo y desesperante videojuego.

¿Por qué sigue existiendo mercado para estas réplicas?

Es lógico preguntarse qué incentiva a seguir produciendo y comprando estas réplicas que distan mucho de la calidad y las capacidades de su inspiración original. La respuesta tiene varias aristas, y quiero compartir con vosotros mi perspectiva al respecto.

El aparentar, un mal de la socidad

Por un lado, tenemos el factor coste. La verdad es que el precio es un reclamo potente. En un mundo donde la apariencia puede importar más que la sustancia, tener en el bolsillo algo que se parezca a un dispositivo de más de mil euros por menos de una décima parte de su precio puede ser tentador para muchos. Así, estas réplicas se posicionan como una opción atractiva para aquellos que buscamos ‘parecer’ antes que ‘ser’.

Además, no es ningún secreto que vivimos en una sociedad de consumo rápido. Esto quiere decir que algunos consumidores prefieren sacrificar calidad y durabilidad por una satisfacción inmediata y económica, aunque sea efímera.

Falta de conocimiento en la materia y curiosidad

También existe una ausencia de conocimiento. No todo el mundo cuenta con la información o la experiencia para distinguir entre el original y su imitación. Además, la cultura de “demasiado bueno para ser cierto” no está tan arraigada en todos los mercados y consumidores. Es recomendable visitar foros oficiales, que podrían ayudarte en un futuro a no caer en la trampa del desconocimiento.

Y, claro está, está la curiosidad. Incluso aquellos de nosotros que conoce el riesgo puede que caigamos en la tentación de experimentar, de primera mano, qué se siente al utilizar una de estas réplicas. Confieso que, en mi caso, la curiosidad fue un poderoso motivador para explorar lo que estos dispositivos ofrecen (o no ofrecen).

Mi conclusión y recomendaciones

La calidad, funcionalidad y experiencia de usuario que ofrecen estas imitaciones no se comparan en absoluto con las del verdadero Samsung Galaxy S21 Ultra. La decepción es, por desgracia, el destino inalterable de aquellos que optan por estas réplicas.

Mi recomendación, como alguien que ha visto y tratado con estas falsificaciones, es que inviertas tu dinero sabiamente. Ahorra y adquiere un dispositivo legítimo, que te brindará una experiencia acorde con tu inversión. Y si el Galaxy S21 Ultra está fuera de tu alcance, hay teléfonos más asequibles que no comprometen la calidad a extremos tan severos como estas réplicas.

Apuesta siempre por la autenticidad y la transparencia. A la larga, lo que parece ser un ahorro puede costarte mucho más en decepciones y frustraciones. Y recuerda: cuando algo parecer ser demasiado bueno, probablemente no lo sea.

TEMAS:
Comparte este Artículo
Sígueme en redes:
Veterano de la tecnología con más de 20 años de trayectoria, apasionado por los dispositivos móviles, la domótica y la inteligencia artificial. Además de mi fascinación por el cine y las series, tengo una sólida experiencia en administración de servidores y bases de datos. Comprometido con el aprendizaje continuo, busco siempre estar al día con las últimas tendencias tecnológicas.