Samsung Galaxy Note 7 resultados oficiales de la investigación
Samsung Galaxy Note 7 resultados oficiales de la investigación

Samsung ha anunciado los resultados oficiales de la investigación llevada a cabo de su Galaxy Note 7, y como era de esperar, la batería del teléfono era la culpable. Decimos como era de esperar porque en ningún caso tirarían piedras contra su propio tejado. ¿Lógico por otra parte no?

La compañía compiló 200.000 teléfonos y 30.000 baterías empleando hasta un total de 700 personas que se dedicaron a la causa, llegando a la conclusión de que ni la carga rápida del dispositivo, ni su impermeabilización, tenían alguna relación con el riesgo de incendio. De acuerdo con DJ Koh, presidente de Samsung Mobile, los incidentes fueron causados por la célula de la batería, recalcando que ninguna pieza del propio dispositivo ya fuera de hardware como software eran las culpables. “Proporcionamos el objetivo para las especificaciones de la batería para el innovador Note 7, y estamos asumiendo la responsabilidad de nuestra falta de ella en última instancia, como la verificación derivada del diseño de dicha batería y el proceso de fabricación llevado a cabo antes de la puesta en marcha del Galaxy Note 7“.

Como se informó la semana pasada, las baterías construidas por Samsung SDI, conocida como Batería A, tenían un defecto en la parte superior derecha en la agrupación de iones de litio, y en algunas células, causaron el fuego a través de la carga y descarga repetida. Las baterías de Amperex, con sede en Hong Kong, construyeron baterías para el segundo grupo del Note 7, conocida como Batería B, tenían un defecto en la parte superior izquierda de las celdas que provocaron cortocircuitos en un pequeño número de unidades. Además, Samsung dice que algunas de estas baterías no tienen el aislamiento necesario para proteger el sobrecalentamiento y que el mismo se propague por el resto de la batería en un escenario de cortocircuito.

A través de la investigación, Samsung ha trabajado con una serie de organizaciones independientes como Exponent y TÜV Rheinland para construir un sistema de seguridad para baterías que constan de 8 ocho pasos y que será implementado a lo largo de los procesos de fabricación de la compañía en el futuro con el fin de evitar que este tipo de problemas vuelvan a suceder. Lo que está claro, es que llegado el caso, las empresas solamente parecen dispuestas a invertir en seguridad y por ende en costes de fabricación cuando ocurre alguna desgracia de este tipo, y deberían de hacer desde un principio, ya que hablamos de dispositivos que se acercan a los 1000€ con un costo de fabricación irrisorio en comparación.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor inserta tu comentario!
Introduce tu nombre aquí