que-son-las-defi
Qué son las Defi - Todo lo que necesitas saber

Qué son las Defi

Las finanzas descentralizadas son un sistema que ofrece una autonomía relativa a los usuarios y organismos que operan con los diferentes activos a su disposición. Conoce todos los detalles.
Las finanzas descentralizadas son un sistema que ofrece una autonomía relativa a los usuarios y organismos que operan con los diferentes activos a su disposición. Conoce todos los detalles.

El concepto de finanzas descentralizadas parece anunciar el futuro del sector. Esto, sumado a la banca online y al desarrollo de la tecnología blockchain para sustentar distintas operaciones digitales y transacciones de criptomonedas, supone una verdadera revolución de la economía.

El camino hacia las finanzas descentralizadas

Durante la pasada década fueron desarrollados innumerables dispositivos tecnológicos e informáticos capaces de sustentar las distintas actividades del comercio en línea. Desde métodos de pago, vinculaciones bancarias y cuentas digitales hasta los servicios de inversión y las plataformas de trading, incluyendo también las criptomonedas.

Frente a todos estos avances, comenzó a hablarse de una descentralización de la economía, puesto que, en esencia, cualquier usuario con internet dispone de la capacidad de invadir cualquier territorio y efectuar cualquier tipo de transacción. Sin embargo, en sentido estricto, la idea de una economía verdaderamente descentralizada empieza a alcanzar viabilidad con la creación del bitcoin.

El desarrollo de las criptomonedas es fundamental para poder hablar de las finanzas descentralizadas o DEFI, puesto que es la tecnología blockchain la que brinda la posibilidad de generar activos de valor digital que efectivamente no dependan de ningún gobierno o institución para circular y ser almacenados.

Otro gran aspecto de las finanzas descentralizadas es la capacidad de las tecnologías desarrolladas sobre este conjunto disciplinar para ofrecer un verdadero anonimato en la red y que nadie pueda controlar el flujo de capital en circulación. En este sentido, son fundamentales las criptomonedas basadas en la tecnología de blockchain, especialmente aquellas de segunda generación como las desarrolladas por Etehereum o Binance.

Las finanzas descentralizadas: ¿qué son?

Si bien el término finanzas hace referencia al conjunto de prácticas económicas desarrolladas con el propósito de tomar u ofrecer deuda, se conoce mediante esta denominación al conjunto de tecnologías, conocimientos, redes y sistemas de producción y circulación de activos digitales, especialmente aquellos surgidos de la tecnología blockchain y las criptomonedas.

Este sistema financiero se diferencia de cualquier otro debido a su independencia. Justamente por eso se dice que en las finanzas descentralizadas (o decentralized finance por su nombre en inglés) cualquier persona física o jurídica —empresa, sociedad, compañía— puede realizar sus operaciones sin responder ante ninguna institución.

Gracias a ello, se dice que las finanzas descentralizadas son un sistema que ofrece una autonomía relativa a los usuarios y organismos que operan con los diferentes activos a su disposición, sin la interferencia de intermediarios financieros ni regulaciones legislativas de ningún tipo.

Las transacciones, en la tecnología más avanzada y eficaz, se efectúa mediante contratos inteligentes —smart contracts— que se utilizan para ejecutar transacciones de manera automática en función de ciertas condiciones previamente establecidas. Esto se hace mediante las llamadas DApps y a través de los exchanges descentralizadosHaz click aquí para conocer mejor su funcionamiento.

Vale la pena aclarar que, si bien las finanzas descentralizadas representan un gran avance en la democratización de la economía, lo cierto es que la libertad y autonomía de los sistemas de este tipo no permite en todos los casos ser completamente independiente de las instituciones o gobiernos tradicionales.

Únicamente en la tecnología de las criptomonedas se da al cien por cien esta característica —al menos hasta el momento de convertir la moneda—. Mientras tanto, existen ciertas aplicaciones y plataformas que ofrecen cierta autonomía respecto al tipo de operaciones y servicios que ofrecen a los usuarios.

La creación y circulación de monedas digitales independientes es lo que finalmente permite hablar de finanzas descentralizadas. El mantenimiento de la red de bloques o blockchain por los usuarios en los sistemas de las distintas criptomonedas garantiza la independencia, mientras que el registro público y la verificación comunitaria de las transacciones garantizan la legitimidad de la moneda.

En cuanto a su valor, lo cierto es que este depende de la valorización comunitaria de los usuarios y personas que utilizan las criptomonedas. Se trata de una característica fundamental para garantizar su independencia; en caso contrario, cuando las emisiones del tesoro de un estado emiten moneda, es el mismo tesoro el que garantiza su valor, que es finalmente lo que permite el control sobre un sistema centralizado.

En este sentido, lo cierto es que el mundo financiero actual sigue bastante centralizado en tanto que las criptomonedas se utilizan solo marginalmente como medio de pago regular y se prioriza su comercio e intercambio como activo financiero. Para el resto de las operaciones diarias, eventualmente debe cambiarse el dinero y entrar en el juego de las finanzas centralizadas.

Características de las DeFi

Habiendo realizado estas aclaraciones previas, es preciso ahora determinar en qué consisten específicamente las llamadas DeFi.

En pocas palabras, se trata de un conjunto de productos, servicios y desarrollos informáticos, aunque esto también incluye los elementos físicos y hardware necesario para mantener la infraestructura informática y el sistema de trasmisión de datos en constante funcionamiento —y gran parte del minado que resulta en el sustento de la tecnología blockchain—.

Transparencia

En primer lugar, las transacciones realizadas en las redes de blockchain son cien por cien transparentes. La automatización de las condiciones de intercambio asegura que no existan fraudes o errores de procesamiento.

Privacidad

Si bien existe una garantía de trasparencia en las operaciones, esto no perjudica la capacidad del sistema de asegurar la privacidad y el ocultamiento de la identidad de la persona.

Acceso

No es necesario acudir a ningún tercero ni obtener ningún permiso para operar en estas redes de intercambio y comercio, puesto que el sistema se encuentra disponible para cualquiera que disponga de los conocimientos necesarios.

Irreversibilidad

Esta condición establece que los datos registrados en el sistema son de registro público y no pueden ser alterados o modificados por ningún motivo, por lo que no existe la posibilidad de falsificarlos o perjudicar los asientos sobre la titularidad y operaciones realizadas.

Programabilidad

En este caso, ciertos sistemas pueden emplearse para ejecutar protocolos y automatizar órdenes. Esto no es posible en el caso del bitcoin, porque es un sistema cerrado de blockchain de primera generación.

En cambio, en el caso de Ethereum, este desarrollador dispone de un sistema abierto que no puede ser modificado estructuralmente, pero que sí permite el desarrollo de aplicaciones y plataformas que se basen en sus especificaciones. Este es el caso de las aplicaciones descentralizadas o DApps, un eslabón muy importante de acceso a este entorno.

Vale la pena destacar que esta capacidad representa un salto sustancial en el desarrollo de entornos de finanzas descentralizadas, ya que comporta la creación de contratos inteligentes: un tipo de operación entre dos partes que se ejecuta automáticamente cuando se perciben ciertas condiciones previamente pautadas.

Aplicaciones descentralizadas

Durante la mayor parte de la década pasada, la tecnología necesaria para establecer un sistema de creación de valor y circulación de capital descentralizado ya habían sido desarrollados: esto incluye la creación del bitcoin y la tecnología de primera generación de blockchain.

Sin embargo, si bien esta tecnología se encontraba disponible para los usuarios expertos, recién durante los últimos años se hizo efectiva la posibilidad de acceder a estas herramientas por parte del usuario medio. Esto se debe principalmente al desarrollo de las aplicaciones descentralizadas (DApps).

Plataformas y desarrolladores como Bianance o Ethereum son pioneras en este sentido, ya que no solo disponen de criptomonedas propias, sino que permiten que los usuarios puedan utilizar el código de sus sistemas de segunda generación de blockchain para generar aplicaciones y productos informáticos capaces de facilitar el acceso.

La forma más sencilla de explicar la idea detrás de las DApps es hacer referencia a la creación y ejecución de los contratos inteligentes. Se trata de una serie de protocolos y especificaciones que se ejecutan de manera automática cuando se reconoce que en el sistema se han dado ciertas condiciones que ambas partes acuerdan de antemano —por ejemplo, si la cotización del bitcoin alcanza cierto valor y queremos vender—.

Las aplicaciones descentralizadas resultan fundamentales para la creación del ecosistema de las finanzas descentralizadas, ya que son la interfaz y puerta de acceso para que su utilización no se vea restringida por su complejidad.

Las DApps implican una mayor seguridad, gracias a la que los datos y el registro de las operaciones y sus especificaciones se encuentran almacenadas en una multitud de redes y las soportan una multitud de usuarios.

Obviamente, las transacciones son completamente privadas y cada usuario tiene una misma incidencia sobre la red en general. Sin embargo, la red solo requiere que los usuarios utilicen las aplicaciones para que esta se mantenga en funcionamiento.

Y si bien se considera que las desventajas de las DApps son de una injerencia marginal, vale la pena mencionarlas para terminar de comprender las limitaciones de esta tecnología:

  • Su código es complejo y no cualquiera puede comprenderlo. Las transacciones son irreversibles, por lo que el error humano puede ser significativamente mayor.
  • La descentralización y el anonimato posibilitan ciertas prácticas fraudulentas y criminales como el lavado de dinero y el mercado negro y el narcotráfico.
  • En algunos casos, que no exista una tercera institución u organismo capaz de arbitrar sobre su funcionamiento y la legitimidad de ciertas prácticas y transacciones, puede resultar contraproducente y cualquier medida difícil de implementar.

Marcial Triguero
Nos encanta la tecnología, somos unos obsesos de la telefonía móvil y todo lo relacionado con Android. Disfrutamos manteniendo al día a nuestros usuarios con las mejores noticias.