Los smartphones llenan a personas con conductas suicidas y deprimidas aunque no siempre...
Los smartphones llenan a personas con conductas suicidas y deprimidas aunque no siempre...

Resulta difícil conocer con exactitud cuándo fue la época de inicio de los teléfonos inteligentes, sin embargo se relaciona su fecha con el 9 de enero de 2007, cuando el cofundador de Apple, Steve Jobs pudo dar a conocer la primera versión de su equipo, el iPhone de la misma marca.

Ten en cuenta que los teléfonos inteligentes habían estado en auge mucho antes del iPhone y tenían total disponibilidad en todo el mundo. Otros aseguran que los teléfonos inteligentes comenzaron su afluencia en julio de 2008 una vez que empezó a funcionar la aplicación App Store de Apple.

NO TE PIERDAS
Facebook quiere ayudar a prevenir los suicidios a través de su propia web

Esta aplicación pudo dar a los consumidores, un enfoque más personalizado para los equipos, haciendo de estos elementos de mucha utilidad para realizar cualquier actividad impuesta directamente por la aplicación que se descargara.

Así como el aumento de modelos de teléfonos inteligentes han permitido la imposición de conductores para llegar a distintos lugares y a los usuarios poderse sentir a gusto con todas las posibilidades que ofrece, también ha hecho que muchas personas se vean confrontadas en distintas situaciones que los hacen ser personas de autoestima bajo y totalmente deprimidos, lo que hace ver la parte negativa de los móviles.

Según un estudio informativo del Atlántico, los adolescentes pertenecen a la edad más susceptible a los cambios dados por los teléfonos inteligentes, ya que con sus mentalidades son más propensos a padecer ataques de depresión y pensamientos de suicidio a la misma vez.

Jean M. Twenge es el autor completo del estudio y en él se colocan a los nacidos en el período entre 1995 y 2012 en un grupo conocido como iGen, estando en este rango, aquellas personas que nunca han tenido que vivir sin Internet y todo rondándolo con aplicaciones de móviles, lo que los hace ser jóvenes más deprimidos que el grupo que no se incluye en estas acciones.

Una parte importante del problema es que el grupo llamado iGen se mantiene conectado a sus compañeros de forma digital, sabiendo que mientras más se use el móvil, más probabilidades tendrán de sentirse más incómodos, inseguros y sobre todo, deprimidos.

Este fue el caso de una niña de 12 años, quien mantenía en sus aplicaciones el anónimo de Athena, dueña de un iphone desde sus 11 años de edad. Para ella, el teléfono inteligente es más importante que la gente del día a día y mientras más nos acercamos a esta tecnología más se descubren cosas que podrán gustarte de por vida.

El informe también, pudo mostrar estadísticas interesantes. Los estudiantes de ocho años suelen pasar alrededor de 10 horas semanales en las redes sociales, además de tener 50% más veces de ser infelices que los otros de su edad y que no usan las redes.

También, se dan a conocer datos donde se evidencia que son más felices quienes gastan tiempo compartiendo con sus amigos, en lugar de estar frente a las redes sociales. Es por ello que quienes encajan en la categoría iGen mantienen la regla del informa con la tendencia a la depresión empezando con diversos síntomas. Si eres padre de un joven entre estas edades, es importante que le prestes la atención necesaria a su personalidad.

Comentarios

avatar
wpDiscuz