Comparación entre un antiguo teléfono Nokia y un moderno smartphone con múltiples cámaras.
La evolución de los smartphones / tecnoandroid ©

La evolución móvil: los ‘terribles’ primeros smartphones

De los botones físicos a las pantallas táctiles, repasamos cómo comenzó la revolución de los smartphones.

Marcial Triguero
Por Marcial Triguero
Respuesta rápida

Los primeros teléfonos inteligentes eran un desafío en comparación con las joyas tecnológicas actuales. La configuración era una odisea sin almacenamiento en la nube, donde el transferir datos y contactos se convertía en una misión casi imposible, y ¿recordáis esos cargadores y puertos propietarios que nos obligaban a llevar encima un arsenal de cables? La personalización era una ilusión vendida a través de tonos de llamada que había que pagar, y la conexión a Internet se reducía a la frustrante lentitud del EDGE. Estos duros comienzos nos hacen apreciar aún más las maravillas que hoy caben en nuestro bolsillo.

Si echamos la vista atrás, es difícil no sentir un cosquilleo en el estómago por el camino que hemos recorrido en el mundo de la telefonía móvil. Los smartphones de hoy son auténticos centros de entretenimiento, productividad y comunicación que caben en nuestro bolsillo. Pero, ¿recuerdas cómo eran allá por mediados de los 2000? Aquellos dispositivos que nos parecían la octava maravilla del mundo, nos resultarían casi inservibles si los comparamos con los impresionantes y potentes móviles con los que contamos hoy en día.

Hoy, desde la comodidad que nos brindan nuestros terminales actuales, les vamos a rendir un pequeño homenaje, recordando todo lo que hemos avanzado, tirando un poco de nostalgia (de la buena y de la mala).

La tortura de configurar un nuevo smartphone

Teléfono móvil Nokia N95 8GB mostrando la pantalla de inicio con fecha 19/01/2008
Nokia N95 8GB / tecnoandroid ©

Recuerdo como si fuera ayer esa sensación de desempaquetar mi smartphone recién comprado hace unos años. La emoción e ilusión se mezclaba con un ligero temor, sabiendo que tenía por delante horas de configuración manual, contactos que pasar uno a uno y fotos que transferir con la esperanza de no perder nada por el camino. Cierto es que lo disfruté con los primeros, pero a cada uno nuevo que compraba, la diversión se iba diluyendo, al igual que mi paciencia.

La ausencia de almacenamiento en la nube y las complicaciones que acarreaba

Por aquel entonces, la idea de un almacenamiento en la nube era tan lejana como la de viajar a Marte. Estábamos atados a la memoria física del teléfono y a los métodos rudimentarios de transferencia de datos. Conectar el smartphone al PC a través de cables propietarios (y a veces rebeldes) era el pan de cada día.

Como anécdota, la primera vez que intenté pasar mis contactos a un nuevo teléfono (de Symbian a Symbian…), fue un proceso que me llevó toda una tarde y, para colmo, perdí varios en el intento. Y no hablemos de las fotos y vídeos, que requerían una paciencia monástica para ser transferidos sin errores (con PC mediante). Eso nos hace valorar, al menos yo lo hago, a servicios como Google Fotos o iCloud.

La peculiaridad de los cargadores y conexiones propietarias

En aquellos años, cada fabricante se empeñaba en crear su propio ecosistema de accesorios, y los cargadores eran el estandarte de esta tendencia. Un cargador para Nokia (tuve varios, entre ellos el Nokia N70, Nokia N-Gage, 6600 o el Nokia N95 8GB…), otro para Sony-Ericsson, otro para HTC… y así, un cajón lleno de cables y conectores que solo servían para un dispositivo.

Cargador específico de Sony Ericsson con conector propietario.
Conector de cargador Sony Ericsson / Marcial Triguero / tecnoandroid ©

¿Y qué me dices de los puertos de auriculares únicos para cada dispositivo? Esa fue una manera bastante descarada de atarnos a sus accesorios. Si perdías o rompías tu cargador, te enfrentabas a una búsqueda del tesoro para encontrar un reemplazo compatible. Por suerte, hoy día la estandarización como el USB-C nos ha simplificado la vida.

Nota

Si aún conservas alguno de estos cargadores antiguos, ¡no los tires! Pueden ser verdaderos artefactos de museo para las futuras generaciones o, quién sabe, quizás tengan algún valor nostálgico en el mercado de coleccionistas.

Personalización en pañales: el encanto de lo básico

La personalización es hoy una de nuestras mayores muestras de personalidad en nuestros dispositivos (con permiso de Apple…). Sin embargo, si retrocedemos a la época de los primeros smartphones, las opciones eran, digamos, un poco más “modestas”. Aquellos menús con opciones limitadas tenían su encanto, aunque lo cierto es que dejaban poco espacio para la creatividad.

Explorando las opciones de personalización de antaño

Cambiar el fondo de pantalla. Eso era casi toda la personalización que nos permitían esos terminales. Y, ¿qué me dices de los tonos de llamada? Eran una declaración de intenciones, una forma de expresar nuestros gustos musicales cada vez que sonaba el teléfono. Eso sí, para conseguir el último éxito del momento, tenías que pasar por caja y comprarlo; nada de Spotify o archivos MP3 que pudieras asignar directamente.

La era dorada de los tonos de llamada

Nada era más emocionante que escuchar el politono de tu canción favorita cada vez que alguien te llamaba. La industria de los tonos de llamada era enorme, y las operadoras y servicios de terceros sabían cómo sacar provecho de nuestra necesidad de diferenciarnos.

Nota

Si alguna vez pagaste por un tono de llamada de tu grupo favorito, no te sientas solo. Muchos caímos en la tentación de personalizar nuestro móvil con aquellos tonos tan característicos de la época y que anunciaban en la tele como una revolución (para meternos las manos en los bolsillos).

EDGE: la navegación por internet era una tortura en sí misma

La conectividad de aquellos dispositivos era tan lenta que cargaba nuestra paciencia más que las propias páginas web. EDGE era lo más de lo más, aunque hoy nos parezca prehistórico. Y no exagero cuando te digo que ver una imagen cargarse línea a línea era un verdadero test de paciencia, que aunque en aquella época fuera una revolución, ya me invadía la desesperación.

Opera Mini al rescate en la era pre-3G

Opera Mini fue un auténtico salvavidas en aquel entonces. Este navegador para móviles optimizaba las páginas para que la navegación fuera algo más llevadera, aunque seguía siendo un proceso lento comparado con los estándares actuales. Gracias a Opera Mini, muchos pudimos acceder a contenido que, de otra manera, hubiera sido prácticamente inalcanzable.

Nota

Si te quejas de la velocidad de tu conexión 4G o 5G actual, intenta imaginar cómo era intentar abrir un simple correo electrónico con EDGE. ¡La perspectiva lo cambia todo!

Comunicación arcaica: el SMS reina ante la ausencia de WhatsApp

Antes de que WhatsApp transformara nuestra manera de comunicarnos, los SMS eran el estándar de la época. Y aunque teníamos aplicaciones de mensajería instantánea como el antiguo Windows Live Messenger, no había comparación con la inmediatez y las funciones que disfrutamos hoy en día.

Los inicios de la mensajería instantánea y el correo electrónico

El correo electrónico también presentaba su propio conjunto de desafíos. Configurar tu cuenta era un proceso que implicaba más conocimientos técnicos de los deseables, y no siempre funcionaba a la primera. Aquellos que lograban configurar su correo en el móvil, sin duda, nos sentíamos como hackers avanzados.

Antes de las tiendas de aplicaciones: un territorio salvaje

Cuando pienso en la era previa a las tiendas de aplicaciones, no puedo evitar recordar la sensación de estar explorando un terreno desconocido, sin mapas ni guías. Y es que, antes de la llegada de Google Play Store o App Store, encontrar y descargar aplicaciones para esos primitivos smartphones era toda una odisea.

La dificultad de encontrar y descargar aplicaciones

Por aquel entonces, no existía un lugar centralizado donde pudieras confiar en encontrar aplicaciones seguras y compatibles con tu dispositivo. Estábamos a merced de sitios web de terceros, con todo lo que eso suponía en términos de seguridad y fiabilidad. Cada descarga era un acto de fe, cruzando los dedos para que la aplicación no fuese maliciosa o simplemente inútil.

La oportunidad perdida de Nokia de liderar el mercado de las tiendas de aplicaciones

Resulta irónico pensar que Nokia, en su momento líder indiscutible del mercado móvil con Symbian a la cabeza, tuvo la oportunidad de adelantarse a todos con su Club Nokia. Pero como en tantas historias de ‘casi éxitos’, las presiones externas y quizás una visión no tan clara del futuro, hicieron que se perdiera esa oportunidad de oro. Si la historia hubiera sido diferente, ¿estaríamos hoy hablando de la Nokia Store en lugar de Google Play o App Store?

Nota

Si alguna vez te aventuraste a descargar aplicaciones en aquellos tiempos, sabrás que cada intento exitoso era una pequeña victoria personal. Y si aún conservas algún archivo .sis o .jar por ahí, ¡tienes contigo un pedazo de la historia de la telefonía móvil!

Aspectos positivos de los primeros smartphones

A pesar de las dificultades y limitaciones, no todo en la primera era de los smartphones fue un camino lleno de piedras. Hubo destellos de ingenio y características que, incluso a día de hoy, podrían considerarse adelantadas a su época.

La importancia de las tarjetas de memoria y los diseños innovadores de los dispositivos

Las tarjetas de memoria fueron una bendición en esos días, ofreciendo una flexibilidad que muchos echamos de menos hoy en día. Y en cuanto a diseños, la creatividad estaba a la orden del día: teléfonos con tapa, deslizantes, con teclado QWERTY físico… Cada nuevo modelo era una sorpresa. La innovación estaba a la orden del día. ¿Os acordáis del móvil-consola de Nokia? Sí, la N-Gage

Nokia N-Gage con el juego Tomb Raider en la pantalla.
Nokia N-Gage / Fuente: Leyendas & Videojuegos

Mirando hacia atrás sin nostalgia

Es tentador mirar al pasado con nostalgia, pero si soy sincero, la idea de tener que volver a usar uno de esos primeros smartphones me produce más escalofríos que nostalgia. Los avances tecnológicos nos han malacostumbrado a un nivel de comodidad y eficiencia que, comparado con aquellos dispositivos, parecen de otra galaxia.

Y es que, reflexionar sobre el camino recorrido en el universo de los smartphones nos ayuda a valorar las comodidades que nos ofrecen los dispositivos actuales. Aprendimos, evolucionamos y ahora disfrutamos de dispositivos que son auténticas maravillas tecnológicas. Así que, la próxima vez que tu smartphone haga algo asombroso con apenas un toque (algo que veremos cada vez más a menudo con la llegada de la inteligencia artificial), recuerda con cariño (o no) aquellos momentos en los que todo era más… ‘manual’.

Comparte este Artículo
Sígueme en redes:
Veterano de la tecnología con más de 20 años de trayectoria, apasionado por los dispositivos móviles, la domótica y la inteligencia artificial. Además de mi fascinación por el cine y las series, tengo una sólida experiencia en administración de servidores y bases de datos. Comprometido con el aprendizaje continuo, busco siempre estar al día con las últimas tendencias tecnológicas.
Deja tu comentario