Samsung no acierta en sus sensores biométricos
Samsung no acierta en sus sensores biométricos

Si amigos míos, tras unos días de uso con el Samsung Galaxy S8, si que existen grandes ventajas y soluciones que ofrece el dispositivo que son absolutamente ‘top’, como por ejemplo el botón de inicio con sensibilidad a la presión. Sin embargo, tras muchos intentos a la hora de adaptarse a las soluciones de seguridad que proporciona el tope de gama de Samsung, en mi caso, las sensaciones y experiencia no han podido ser peores.

Sensor de huellas ubicado en una zona poco natural

sensor-huellas-samsung-galaxy-s8

 

No entiendo como los ingenieros de Samsung e incluso los testers que tuvieron un sus manos prototipos del Galaxy S8 antes de sacar el producto final, no pusieron el grito en el cielo ante tal aberración, sí, aberración. El sensor de huella colocado al lado derecho de la cámara no hace más que ser un absoluto despropósito, ya que al ser la zona casi totalmente plana, en muchos casos acabas pasando el dedazo por la lente con lo que eso conlleva.

¿Qué tipo de sustancia psicotrópica tomaban los ingenieros para ubicar el sensor ahí? ¿Qué explicación tiene? ¿Es probable que como se rumoreaba, Samsung pretendía ubicar el sensor de huellas en el propio frontal acompañando al botón ‘home’ sensible a la presión, y dicha tecnología no llegó a tiempo teniendo que optar por la chapuza con la que contamos ahora? No me entra otra cosa en la cabeza… Esto es algo totalmente indefendible, no hay por donde cogerlo. De hecho he acabado por no llevar seguridad alguna, porque lo del lector de iris es caso aparte que ahora puntulizaré también.

Sensor de iris, un adelanto para el que no se está preparado

sensor-iris-galaxy-s8

El concepto en sí es una absoluta virguería, sin embargo es algo más de cara a la galería que práctico. Empezamos con los peros: no puedes llevar gafas, lentillas, tienes que estar en un lugar bien iluminado… les ha faltado añadir que hacen falta ojos. El sistema no es cómodo, no es rápido, aunque si eficaz. El tener que medir donde colocar el móvil y los ojos en los recuadros no deja de ser algo poco práctico e incómodo. Bajo nuestro punto de vista es algo más de cara a la galería que algo práctico para usar en el día a día. ¿Que se puede puede usar? Por supuesto, también se puede llevar una pamela y un bañador en plena nevada.

El reconocimiento facial es caso a parte, porque eso está ahí añadido como extra viendo que los sistemas de los que disponían no eran los más accesibles. Pero como ya sabemos, más no es mejor.

¿Qué experiencia habéis tenido al respecto con estos sistemas reubicados y añadidos para desbloquear el dispositivo?

 

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor inserta tu comentario!
Introduce tu nombre aquí