Android O contará con un sistema avanzado de gestión de batería
Android O contará con un sistema avanzado de gestión de batería

Los teléfonos nuevos son una cosa maravillosa, pero con el tiempo tu nuevo teléfono inteligente se vuelve más lento. Moverse entre las aplicaciones se convierte en una experiencia frustrante y la batería no le dura todo un día. Si esto te suena familiar, hay algunas cosas que puedes hacer para recuperar el control de tu dispositivo y mejorar la situación. Una de las cosas más fáciles de hacer es obtener el control de las aplicaciones que se ejecutan en segundo plano.

Controle los procesos en segundo plano

La mejor manera de obtener el control de los procesos es mirar qué hay dentro de cada uno de ellos utilizando las herramientas de monitoreo incorporadas a Android. Exactamente como se ve la pantalla de procesos, cómo se accede a ella y lo todo lo referente a las tareas dentro de las aplicaciones variará dependiendo de qué capa de personalización tenga el dispositivo y qué versión de Android esté utilizando.

En algunos casos, antes de comenzar, deberás habilitar las opciones de desarrollador.

En las versiones de Android, antes de Marshmallow, deberás ir a Ajustes > Acerca de, a continuación, pulsar aproximadamente siete veces. Recibirás una notificación indicándote que las opciones de desarrollador se han desbloqueado, en este momento deberás dejar de pulsar.

En muchos teléfonos, lo siguiente que debes buscar es un ajuste llamado Procesos o Procesos Estadísticos. Puedes encontrar esto en Configuración> Opciones de desarrollo> Procesos. Esta opción te lleva a una lista de procesos en ejecución que muestra la cantidad de RAM que cada uno está usando.

Obviamente, será tentador detener la mayoría de las aplicaciones que se ejecutan en segundo plano para liberar más RAM, pero primero debes saber qué proceso quieres detener antes de hacerlo, ya que parar algunas aplicaciones puede bloquear el teléfono o puedes dejar de recibir notificaciones.

Si estás utilizando un teléfono Samsung de modelo reciente, como por ejemplo el S7 Edge, deberás acceder a Configuración > Opciones de desarrollador > Ejecución de servicios para encontrar la lista de aplicaciones que utilizan RAM. También puedes ir a la opción de configuración cuando en el menú Servicios / Procesos cambie entre procesos en ejecución y procesos en caché.

Algunos teléfonos, como el Meizu M3 Max (entre muchos otros), no te permitirán acceder a las opciones de desarrollador como lo hemos mencionado, ellos tienen su propio método específico. Lo mejor que puedes hacer en ese caso es escribir en Google el modelo de tu teléfono junto con las palabras “desbloquear las opciones de desarrollador”. En el Meizu, se debe  introducir ##6961## en el marcador y luego buscar en Configuración > Accesibilidad > Opciones de desarrollador> Estadísticas de proceso.

Y si estás usando la versión Marshmallow o más reciente, puedes encontrar las mismas opciones y alguna información más detallada en Configuración> Memoria> Memoria utilizada por las aplicaciones. Desde allí puedes optar por detener los procesos manualmente.

¡Entendido! Pero qué aplicaciones detener

Si no quieres que tu aplicación / teléfono se bloquee, ten mucha precaución y usa algo de sentido común. Las aplicaciones que estén dentro de “Servicios de Google”, o prácticamente cualquier aplicación que comience con “Google” no deberían detenerse manualmente.

Por otra parte, si miras a través de la lista y ves que las aplicaciones de mensajería y los reproductores de música agotan tu batería hasta el infinito, entonces puedes detenerlos con cierta seguridad. Pero no te preocupes, si tienes dudas, las aplicaciones verdaderamente cruciales para el sistema generalmente no te permitirán forzar su detención, a no ser que tengas acceso root y uses programas de terceros.

.En algunos casos, es posible que el servicio vuelva a iniciar automáticamente. Si pulsas en la opción Más / Ajustes (dependiendo del modelo del teléfono), también puedes revisar la RAM utilizada por los procesos almacenados en caché. Las mismas reglas para saber si las aplicaciones son seguras para detener se aplican a los procesos en caché, así como los que estén en ejecución.

Con aplicaciones que simplemente no se detendrán, como Kik, en nuestro ejemplo (si lo detienes a través de la pestaña de procesos, simplemente se reinicia), puedes entrar a Configuración> Aplicaciones> Administrador de aplicaciones para forzar su detención o simplemente desinstalarlo directamente.

Para detener una aplicación manualmente a través de la lista de procesos, dirígete a Configuración> Opciones de desarrollador > Procesos y haz clic en el botón Detener. ¡Listo!

Para detener o desinstalar manualmente una aplicación a través de la lista Aplicaciones, pulsa en Configuración > Aplicaciones > Administrador de aplicaciones y selecciona la aplicación que deseas modificar. No elimines ninguna de las aplicaciones que aparecen al seleccionar la opción Mostrar aplicaciones del sistema.

Para obligar a detener una aplicación en ejecución en Marshmallow, como auriculares, dirígete a Configuración> Memoria> Memoria utilizada por las aplicaciones

Ahora es el momento de echar un vistazo a lo que está gastando la batería

Si exploraste un poco en el sistema de tu Android ejecutando las instrucciones anteriores, es probable que hayas visto información detallada sobre la batería para cada aplicación, y eso es genial, pero calcular lo que está drenando la batería al evaluar cada aplicación individualmente te llevará todo el día.

En su lugar, debes ir a Configuración > Batería y ver qué opciones tienes disponibles en tu teléfono. Una vez más, las opciones podrían tener nombres y funciones ligeramente diferentes, pero como mínimo, deberías poder ver una lista de las aplicaciones que han usado la mayor cantidad de batería desde la última actualización. A continuación, puedes decidir cuáles deseas detener individualmente.

Debes aplicar las mismas reglas anteriormente descritas para detener o desinstalar aplicaciones desde la pestaña de procesos, es decir, tener cuidado con lo que quieres eliminar o suspender. Algunos teléfonos dividen las aplicaciones en la pestaña de uso de la batería por si son del “sistema” o no, y otros (como Meizu o Huawei) los dividen en una lista de aplicaciones de “hardware” y “software”.

En teoría, como cada nueva versión de Android añade características más enfocadas respecto a la batería, la cantidad que necesitas cuando no estás usando el teléfono es baja. En Android Marshmallow, la mejora más significativa fue Doze, que básicamente pone tu teléfono en modo de hibernación cuando no se mueve. Para Android Nougat y Doze 2.0, esa función ahora se ejecuta cuando el teléfono también se está moviendo, siempre y cuando no esté en uso.

Samsung (y otros) ofrecen software de ahorro de batería propia y opciones de aumento de memoria RAM en muchos casos, por lo que las características disponibles varían. Otras personas sugieren que el modo Doze realmente dañó la vida de sus baterías, pero definitivamente vale la pena probar para ver si aumenta el “kilometraje”.

Tareas detenidas y optimizadores de RAM: el gran debate

Con Android (como un sistema operativo) y el hardware OEM mejorando con el tiempo, algunas personas argumentan que el uso de aplicaciones que detienen las tareas hará más daño que beneficio en términos de procesamiento y duración de la batería. Como uno de los problemas que estás tratando de arreglar es el consumo excesivo de recursos por las aplicaciones que se ejecutan en el fondo (segundo plano), la instalación de otra App que tiene el propósito de hacer exactamente lo mismo (supervisar los servicios en uso en tu teléfono, por lo tanto siempre debe estar activa) parece un poco contra-intuitivo.

Una aplicación que elimina tareas, que repetidamente obliga a cerrar una aplicación en segundo plano una y otra vez, es casi seguro que va a consumir tu batería a medida que continúa el proceso de “reiniciar y eliminar”. Quizás lo mejor será no instalarla.

Sin embargo, algunas personas le apuestan a ese tipo de aplicaciones y obtienen un control aún más granular sobre su sistema operativo si tienen las opciones de súper usuario (root). Muchas de estas apps requieren acceso root para trabajar. Si es justo lo que quieres en tu teléfono, a continuación, debes considerar a Greenify como una aplicación de hibernación automatizada que funciona para los dispositivos con root o no.

Los dispositivos no “rooteados” no obtendrán la hibernación automatizada de las aplicaciones y algunas otras características, sin embargo puedes agregar un widget a su pantalla de inicio para hibernarlas en un solo movimiento. También tiene algunas opciones ordenadas que extienden la función Doze para los dispositivos con Marshmallow que no requieren acceso root.

¡APAGA EL WI-FI CUANDO ESTÉ EL TELÉFONO EN REPOSO!

Un método funcional es usar Xposed + el módulo Smart Network, que lo que hace es apagar el Wi-Fi al apagar la pantalla y poner la red en 2G, el cambio en cuanto a consumo es bestial, pero evidentemente hace falta root para disfrutar de este sistema. La gente piensa que tener el Wi-Fi siempre encendido ofrece más autonomía, cuando eso no es así de ningún modo. Si no tienes root prueba estas aplicaciones que puedes ayudarte a mejorar la autonomía de tu teléfono móvil.

LeanDroid
Price: Free+
Greenify
Price: Free